Aumenta la seguridad de los pagos online

La Unión Europea ha sacado adelante una revisión sobre los servicios de pago en línea para hacerlos más seguros, fáciles y económicos, según una nota hecha pública por la Comisión Europea. El objetivo de la revisión, que entró en vigor el 13 de enero, es modernizar los servicios de pago en Europa para que se puedan beneficiar consumidores y empresas y la UE pueda seguir el ritmo de un mercado ‘que evoluciona muy rápidamente’.

Se trata ‘de un paso más’ hacia la creación de un mercado único digital a la UE, según el vicepresidente responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, Valdis Dombrovskis. A parecer de la Comisión Europea, la revisión impulsará los pagos con el teléfono móvil y el desarrollo de empresas innovadoras a Internet hecho que, de retruque, beneficiará la economía y el crecimiento, indica la institución.

¿Van a desaparecer los billetes?

La nueva directiva prohibirá los recargos por pago con tarjeta de crédito o de débito y hará ahorrar cada año más de 550 millones de euros a los consumidores europeos. Dombrovskis también ha indicado que los usuarios estarán ‘más muy protegidos a la hora de hacer pagos electrónicos’.

En virtud de la nueva directiva los estados miembros tendrán que prohibir los recargos y cualquier gasto adicional si los consumidores quieren pagar con una tarjeta de crédito o de débito a establecimientos comerciales o por Internet. También tendrán que abrir el mercado de pagos de la UE a las empresas que ofrecen servicios de pago online, permitiéndolos el acceso a la información sobre las cuentas de los consumidores. Además, tendrán que introducir criterios de seguridad ‘muy estrictos’ en cuanto a los pagos electrónicos y a la protección de los datos financieros de los consumidores.

Y finalmente tendrán que mejorar los derechos de los consumidores reduciendo, por ejemplo, su responsabilidad en caso de pagos no autorizados o introduciendo el derecho en la devolución sin condiciones, es decir, ‘sin hacer preguntas’, de los cargos en cuenta hechos en euros.