Escorts, XXX, exclavas la curiosa historia de la estatua en la embajada japonesa

Hay historias que nos llenan de humanidad y que nos hacen pensar en el pasado, presente y futuro, y este es el caso de esta que nos trae xnxx.com. Una de estas historias es la que os contaremos hoy, sobre una estatua que se encuentra en la embajada japonesa de Seúl (Corea del Sur) y que simboliza a una esclava sexual. Una persona que no trabajaba en el sexo por decisión propia como en agencias de escorts que conocemos en española como top escort barcelona u cristina’s secrets.

Esclavismo sexual en Corea

Hace unos años, en el 2011, el Consejo Coreano de Mujeres Esclavas Sexuales de Japón puso una estatua en la embajada de Seúl. Esta era una de las muchas protestas, concretamente la que hacia número 1.000. Es una estatua de bronce que simboliza a una adolescente y que quiere dar a conocer la situación de todas aquellas mujeres que fueron esclavas sexuales y a las que todavía nadie ha perdido perdón. Piden a Japón que pida perdón por todos los sufrimientos que tuvieron que pasar y que asuman las compensaciones que les correspondan.

Durante la segunda Guerra Mundial, miles de mujeres coreanas fueron obligadas a convertirse en esclavas sexuales y esto pesa aún en la historia reciente del país.

La estatua de la controversia

Evidentemente, esta estatua no gusta mucho al gobierno japonés. Desde que se puso ahí la estatua, la embajada ha solicitado varias veces que por favor se cambie de lugar para poder así empezar a olvidar los errores (y horrores) del pasado. No son pocas las medidas que se han intentado iniciar. Por ejemplo, Tokio se comprometió hace poco a donar un fondo de más de 8 millones de euros para indemnizar a las 46 esclavas sexuales que todavía viven.

Desde Japón se admite el problema y saben que fue una verdadera tortura para las mujeres coreanas que lo sufrieron, pero consideran que es la hora de pasar página y que, en las puertas de una embajada así, no tendría que haber este tipo de manifestaciones. Japón ocupó Corea durante muchos años (desde 1910 hasta 1945) y todavía es un tema que duele bastante. El resentimiento no ha desaparecido aún, y supuestamente se tardará unos años más a poderlo superar (hace falta que pasen unas cuantas generaciones). Lo mismo ha pasado en otros países, y el ejemplo más claro es el de la Alemania nazi. Nadie quiere recordar esos terribles hechos, pero el caso es que existieron y de eso no hace ni cien años.

Quien vea la estatua puede ver claramente que no se trata de una imagen muy ofensiva. Es simplemente una mujer joven, casi adolescente, que está sentada con los puños cerrados y con una expresión seria en su cara. Podría ser una reivindicación para muchos temas, pero que sea precisamente este es aún una fuente de resentimiento y dolor interno que muchas familias no han podido olvidar. Esperemos que con el paso de los años no tengamos que ver nunca más este tipo de situaciones que, por desgracia, en algunos países aún son el pan de cada día.

 

control

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *