Llevar a los padres a un geriátrico: pros y contras

Decidir el mejor cuidado para los padres cuando ingresan a la tercera edad es un momento de suma importancia, pues de ello dependerá el estilo de vida que tengan. La decisión ronda en si se los lleva a que pasen sus últimos días en un centro de día tercera edad o bien si se los deja en la casa. Tomar la decisión de dejar a los padres en la casa cuando ingresan a la tercera edad es una decisión difícil de llevar a cabo, pues tienen cuidados especiales. Precisamente, dejarlos en casa significa tener el tiempo y también el dinero para invertir en su atención.

Justamente, tener una persona mayor en casa implica la contratación del personal adecuado para que se encargue de todas las labores que necesitan. En este sentido, es válido aclarar que además de contratar a las personas encargadas de la limpieza de la casa y la preparación de los alimentos es importante agregar los profesionales de la salud que se necesitan, para que la atención sea completa. Al menos se deberá tener una enfermera o un acompañante terapéutico para que ayude a mejorar su calidad de vida. Obviamente, que se deberá contar con un presupuesto acorde a las necesidades y la verdad que no siempre resulta ser barato, por lo tanto, lo ideal es que se junten todos los recursos que se tengan para cubrir todas las necesidades que puedan surgir en su última etapa de la vida.

Las ventajas de llevar a los padres a una residencia

En principio, una de las ventajas que tiene la internación en una residencia es que el paciente recibe una atención las 24 horas del día por profesionales de la salud, altamente capacitados para enfrentar cualquier clase de urgencia y brindarle el tratamiento específico para cada una de las patologías que presente.

Sin embargo, es válido destacar que no todas las residencias cuentan con un servicio integral, lo ideal es elegir a priori cuál es la que mejor se adapta a cada una de las necesidades que presente la persona. En definitiva, una residencia es mucho más barata si se tiene en cuenta todos los servicios que brinda, pues si se trata de igualarlo desde el hogar sería prácticamente imposible.

Las desventajas que tienen los geriátricos

La principal desventaja que tienen los geriátricos es que el paciente nunca recibirá el afecto que le podrá dar su familia. Si bien se trata de instituciones que pueden brindar soluciones integrales a nivel de salud y cuidados, nunca será igual la relación y el afecto que reciben de un familiar directo.

En este sentido, si la persona todavía tiene cierta autonomía se podrá considerar realizar los cuidados necesarios en el hogar y postergar para el futuro la internación en una residencia geriátrica.