Tauromaquia: ¿arte o tortura?

Existe una gran controversia acerca de la práctica denominada tauromaquia, pues muchos ciudadanos la consideran como maltrato animal. Sin embargo, se trata de una práctica cultural que tiene su origen mucho tiempo atrás y que se mantiene hasta la actualidad en el calendario taurino.

La tauromaquia, actualmente conocida como corrida de toros, es una actividad llevada a cabo en España hace muchos años. En la actualidad, hay quienes la defienden porque la consideran como un arte, mientras que otros la aborrecen, por ser una disciplina que no respeta los derechos de los animales. Precisamente, la tauromaquia consiste en que un torero, a pie o a caballo, mantenga una contienda con el toro hasta enfurecerlo, para luego lucirse con su destreza, cada vez que esquive sus embestidas. De este modo, la practica puede durar horas, la cual se considerada terminada con la muerte del toro.

Breve historia de la tauromaquia

La tauromaquia es el arte de lidiar con los toros ya sea a caballo o bien a pie. Se trata de una práctica cultural llevada a cabo en España, la cual se remonta a la edad de bronce y se conoce actualmente como la corrida de toros.

Por otra parte, es válido destacar que también se realiza en el sur de Francia, en Portugal como así también en diferentes países hispanoamericanos, tales como, Venezuela, Costa Rica, Ecuador, Colombia y México. Asimismo, es considerada como un espectáculo de exhibición en Estados Unidos, Filipinas y también en China. A pesar de su larga trayectoria, la corrida de toros es sumamente cuestionada en la actualidad debido a que muchos ciudadanos la consideran como una forma de maltrato animal.

¿Es realmente un maltrato animal la corrida de toros?

La Unión Europea posee una legislación sumamente clara en relación al bienestar animal. Justamente, la ley excluye las conductas que puedan causar cualquier clase de sufrimiento innecesario, como así también la explotación de los animales. Ciertamente, los mismos no pueden ser utilizados para labores de producción masiva, como por ejemplo, la ganadería, la tracción a sangre o simplemente para ejercer la crueldad por pura maldad.

El código de protección y bienestar animal asevera que será castigado con la pena de tres meses y un día o bien hasta un año de prisión, cualquier persona que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal. Además, las penas previstas serán superiores si se utilizan instrumentos, armas, objetos o cualquier metodología concretamente peligrosa para la vida animal. Por último, es válido aclarar que las penas serán superiores en el caso que se efectúe la violencia en presencia de un menor de edad como así también por ensañamiento en concreto con el animal, incluso si los maltratadores son sus propios dueños.