La dieta BARF para perros

BARF es el acrónimo de “Biologically Appropriate Raw Food” y aunque menos popular, su denominación en castellano es ACBA, que nace de las iniciales de “Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada”. Tal y como podemos deducir de su nombre en cualquiera de las dos lenguas, la dieta BARF se basa en alimentar a nuestros canes con comida natural, sin procesar y cruda. Los platos suelen estar compuesto por un porcentaje mayoritario de carne y otro de vegetales y frutos, también pueden llevar algún complemento como aceite o lácteos.

Esta dieta la ideó el veterinario de origen australiano Ian Billinghurst, quien cuenta con un gran número de argumentos para convencernos de que lo mejor es dejar de alimentar a nuestras mascotas con la habitual comida comercial para perros, como puede ser el pienso o las latas. La dieta barf para tu perro cuenta con un argumento de defensa que, además, supone toda la base de la dieta en sí, y ese es que el perro es un animal que desciende directamente del lobo, mamífero salvaje y principalmente carnívoro que se alimenta de lo que obtiene de sus jornadas de caza y de lo que encuentra por el bosque. Obviamente, la carne que cazan los animales esta cruda y lo mismo ocurre con los vegetales que puedan encontrar en un bosque. También podemos enumerar otros argumentos como que los piensos suelen llevar un exceso de cereales que son desaconsejados para mamíferos como gatos y perros.

La alimentación de los perros

El calor al que son sometidos los preparados para alimentar mascotas, particularmente las croquetas secas, implican que queden también cenizas en el compuesto del alimento, de hecho, el porcentaje de ceniza, es una de las partes más importantes a tener en cuenta cuando uno lee y analiza el listado de ingredientes para decidir qué alimento es mejor para nuestro mejor amigo. Por contra, los beneficios que podría ofrecer esta dieta a nuestros perros son:

  • Mejora notoria de la salud bucodental. Tanto las piezas dentales, como las encías, mejora considerablemente y por ello se eliminará o reducirá casi en la totalidad el mal aliento tan característico de muchos perros.

  • Pelo sano y brillante, el pelaje del animal es como la piel en los humanos, el estado de salud se refleja en él, si el pelaje está bonito es que el animal goza de una buena salud.

  • Más energía y vitalidad, esto es debido al aporte proteico de las carnes y las grasas.

  • En su peso y con mejor salud ósea y muscular: al no ingerir alimentos refinados, lo habitual es que el animal tenga un peso saludable, lo que sin duda repercutirá positivamente en la salud de sus hueso y articulaciones.

  • Mejoría del sistema inmune: el can recibe las vitaminas, ácidos grasos y proteínas necesarios mediante la alimentación.

  • Digestiones fáciles y ligeras: unas enzimas digestivas correctas ayudan a un correcto ciclo y eso significará reducción en el volumen de las heces.

  • Perro sano, perro feliz: todos los beneficios anteriores le aportaran a nuestro perro un bienestar que se verá reflejado en su estado anímico.

Comments

(0 Comments)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *