Algunos libros para desmontar la mala fama del género erótico

Seamos sinceros, los libros eróticos tienen normalmente mala fama y lo primero que le puede venir a la mente a alguien nuevo en este género es como si estuviera leyendo un libro que más bien muestra una historia de algunas escenas xxx, de esas que se ven en algun site brasileño más que el erotismo en sí.

Pero lo cierto es que la ficción erótica tiene mala reputación pero es francamente injusta.

El hecho de que una obra literaria pueda resultar sexualmente excitante no la convierte intrínsecamente en algo inferior. Ni siquiera el término “obsceno” debería tener una connotación tan negativa. No dejes que los huevos malos como Cincuenta Sombras de Grey, a pesar de su popularidad desenfrenada, te alejen del suntuoso y diverso mundo del romance. Estas novelas eróticas y/o románticas son realmente buenas, indiscutiblemente. Algunas son tan buenas, de hecho, que también han llegado a tus pantallas.

Tal vez no seas un hater. Tal vez ya tienes una colección de libros de bolsillo que exhibes con orgullo y estás buscando nuevas recomendaciones. Amplía tus horizontes eróticos, por así decirlo. Todos son bienvenidos aquí.

LA HISTORIA DE O, DE PAULINE RÉAGE

Antes de 50 sombras, existió La historia de O. Publicada de forma anónima en 1954, esta lectura sobre el entrenamiento BDSM de una mujer en un club elitista y secreto se ha convertido en un clásico erótico. La pasión, el deseo y la obsesión se mezclan con el comentario social: todo está aquí.

LA CITA DE LA BODA, JASMINE GUILLORY

Este best-seller es como tu comedia romántica favorita: divertida y coqueta, pero con algunas escenas de alcoba muy subidas de tono. Cuando dos desconocidos, Drew y Alexa, se encuentran por casualidad en un ascensor, deciden tener una cita juntos. Pero lo que comienza como un divertido fin de semana se convierte rápidamente en mucho más. Una lectura que te hace sentir bien y sin esfuerzo.

LA VIDA SEXUAL DE CATHERINE M., CATHERINE MILLET

Presentamos la versión femenina de Trópico de Cáncer. Aquí, Millet describe sus hazañas sexuales en París (¿acaso no es siempre París?) sin reparos y con detalles gráficos. Este libro es salaz, humorístico y definitivamente explícito.

OUTLANDER, DIANA GABALDON

Justo cuando la enfermera Claire Randall se reúne con su marido después de la Segunda Guerra Mundial, es trasladada a la Escocia del siglo XVIII. Allí, es considerada una “Sassenach”, o Outlander, y es obligada a casarse con Jamie Fraser, un soldado con un pasado problemático y un temperamento ardiente. La serie de ocho partes salta hacia atrás y adelante en el tiempo mientras Claire se debate entre su deseo por dos hombres, en dos siglos diferentes. Lea primero los libros y luego vea la serie de televisión en Netflix.

DELTA DE VENUS, ANAIS NIN

Una antología de 15 relatos cortos que rompe moldes, este libro fue publicado póstumamente en 1977, pero fue escrito en su mayor parte en los años 40, y ha estado haciendo vibrar los corazones desde entonces. Décadas después, las escabrosas historias de aventureros húngaros, cortesanas francesas y fumaderos de opio peruanos siguen quemando las páginas.

PARA SIEMPRE, JUDY BLUME

Para los fans de la literatura juvenil, esta novela de Blume, cuenta la historia de Katherine, una adolescente de Nueva Jersey, y su floreciente relación con Michael, en la que tienen sexo.

Este honesto retrato del primer amor (incluyendo la incomodidad de tu primer encuentro sexual) fue particularmente innovador cuando se publicó en 1975, pero sigue siendo relevante hoy en día.